Trazabilidad del ganado bovino: cómo conseguirla

Fijar y garantizar la trazabilidad de sus productos es una de las tareas más importantes de los profesionales de la ganadería bovina. Son muchas y muy exigentes las normativas que tienen que cumplir al respecto. Para echarles una mano, desde Ventum dejamos aquí esta breve guía con los puntos clave a los que deben prestar atención.

Repasando el concepto de trazabilidad y su utilidad

Si queremos una definición oficial tenemos la que recoge el Reglamento Europeo CE 178/2002, la cual se puede resumir como la posibilidad de seguir el rastro a un animal (en este caso) desde que nace hasta que pasa a ser destinado para el consumo humano.

Un sistema de trazabilidad nos permite un control a lo largo de toda la cadena alimentaria y supone una garantía para la seguridad en los alimentos que consumimos y el bienestar animal. La trazabilidad nos ayuda a que nuestros productos tengan la confianza del consumidor.

Además, si salta alguna alerta, podemos localizar el punto exacto de la cadena donde se ha producido o, incluso, es posible detectarlo antes de que avance en la cadena alimentaria. Esto cobra importancia pues puede minimizar los efectos en la salud pública y evitar crisis alimentarias; y también podemos evitar pérdidas económicas a la industria y/o tu explotación.

Cómo fijar la trazabilidad para el ganado bovino

En 1996, surgió en el Reino Unido la crisis de la encefalopatía espongiforme o “Enfermedad de las vacas locas” y esto afectó mucho al sector alimentario cárnico, sobre todo al español. Desde este momento , se empiezan a tomar medidas serias desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y se aprueba el Real Decreto 1980/1998, de 18 de septiembre.

Así, todo animal bovino nacido desde enero de 1998 debía acogerse a lo que dicho Real Decreto expone y exige.

El Sistema de Trazabilidad del Ganado Bovino

En 1998 se empezó a desarrollar un sistema de trazabilidad en el sector vacuno que permite un mayor control a lo largo de toda la cadena alimentaria en pro de una mayor transparencia. 

El proceso comienza tras el nacimiento del animal y su identificación individual. Se compone de los siguientes elementos:

  • Dos crotales de plástico o marcas auriculares en cada oreja con el mismo número: el cual nos permite localizar de modo individual a cada animal y la explotación a la que pertenece.

  • El DIB o  documento de identificación bovino: que acompañará al animal en cada uno de sus desplazamientos.
  • Libro de registro de la explotación, el cual se puede gestionar tanto de forma manual como informatizada. Es clave saber que dicho registro debe estar accesible a la autoridad competente durante un periodo de tres años, mínimo.
  • Base de datos informatizada, que en España se denomina SITRAN (Sistema Integral de Trazabilidad Animal), y está formada por otras tres:

    • Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA).
    • Registro de Identificación Individual de Animales (RIIA).
    • Registro de Movimientos (REMO).

Matizar que para el ganado de lidia hay una identificación alternativa para su registro contemplada en el artículo 40 del Reglamento (UE) 2019/2035.

Trazabilidad en el matadero

Al igual que a lo largo de su vida, el animal y, por ende, su carne debe estar registrada al milímetro en el matadero para seguir garantizando el cumplimiento de la trazabilidad del ganado, desde su entrada a éste como hasta su salida.

Se debe realizar una comprobación de identidad en la que el crotal y el DIB deben corresponderse. También se cuenta con un etiquetado obligatorio, una vez que la carne es procesada y envasada.

1.- Registros

Debe haber un registro de entradas y salidas y debe guardarse durante 3 años. Se compone de:

  • Registro de entradas:

    • Número de referencia relacionado con el número de identificación del animal (DIB). 
    • Su número de identificación (DIB) si no existe coincidencia con el número de referencia.
    • Código de la explotación de origen.
    • País de nacimiento del animal.
    • País o países de engorde del animal.
  • Registro de salidas:
    • Fecha del sacrificio.
    • Edad y sexo del animal de que procede la canal. 
    • Fecha de salida de las canales en las que queda dividido el animal. 
    • Peso de las canales en las que está dividido el animal.
    • Establecimiento de destino de las canales en los que ha sido dividido el animal.

Se aplica el Real Decreto 225/2008, de 15 de febrero de 2008, para completar la utilización del modelo comunitario de clasificación de las canales de vacuno pesado y se regula el registro de los precios de mercado.

2.- Etiquetado

En cuanto al etiquetado, en la etiqueta para el consumidor deben aparecer las siguientes menciones:

  • Denominación de venta.
  • Nº de referencia
  • País de nacimiento.
  • País/es de engorde o criado.
  • País donde haya sido sacrificado.
  • “Despiece en”.
  • Fecha del sacrificio.
  • Clasificación de la canal o media canal.
  • Peso de la canal.

Trazabilidad del pienso

Aunque esta ya viene impuesta desde el empaquetado en la fábrica, por legislación comunitaria. Nos interesa saber cómo conservar o mantener dicha trazabilidad dentro de la granja o explotación de bovino.

Cualquier ganadero de bovino debe llevar una serie de albaranes en los que cualquier lote de pienso pueda ser localizado y se pueda realizar una trazabilidad hacia atrás y hacia adelante. Podemos describirlo en algunos puntos:

1.- Albarán del pienso

Cuando llega a la explotación ganadera, debe llevar consigo: 

  • El destino y el destinatario.
  • Debe constar el seguimiento del sistema de trazabilidad de piensos certificado. 
  • Debe constar el sistema de gestión de la calidad de piensos según la normativa 9001:2000 para el transporte de mercancías.

2.- Localización del lote de pienso

Con la fecha, nº de identificación, categoría, animal al que va destinado, producto, nº de artículo y la cantidad en kilos.

3.- Trazabilidad hacia atrás

Con un informe en el que aparece destacado el nº de lote, el pienso y la fecha. En él se puede ver el nº de artículo, el proveedor, el peso dosificado y el peso total de compra.

4.- Trazabilidad hacia atrás del corrector del pienso

Se podrá seguir no sólo el lote de pienso, sino los correctores del mismo que no son más que aditivos añadidos para mejorar la salud de los animales. Deben aparecer listados en otra hoja de albarán cuando busquemos el lote del pienso de interés.

5.- Trazabilidad hacia adelante

En el que se busca la referencia de fabricación, nº de identificación, código, nº de artículo y cantidad en kilos. Es decir, sería como una vuelta o regreso a la información del punto 2.

Trazabilidad en medicamentos

Para mantener la cadena de trazabilidad también es muy importante mantener la de los medicamentos veterinarios, tanto hablando de su prescripción (receta), como de su mantenimiento dentro de la explotación.

1.- Mantenimiento

Todos los medicamentos deben almacenarse y conservarse de forma correcta, de acuerdo con las indicaciones tanto del veterinario como del prospecto. Hay algunos aspectos a tener en cuenta como son:

  • La cadena de frío: no debe romperse bajo ninguna circunstancia, por lo que se necesitarán recursos como envases adecuados para ello, vehículos con refrigeración para las explotaciones alejadas y neveras adecuadas. En Ventum encontrarás neveras con sensor (con aviso por si hay fallos en la red eléctrica, control exacto de la temperatura, etc.) que proporcionan seguridad a la hora de mantener el buen estado de los medicamentos.

  • La luz: muchos medicamentos veterinarios son sensibles a la luz, por lo que deben estar en un lugar cerrado.

2.- Registros

Y como no, es importante mantener un registro de todos los medicamentos utilizados en los animales durante toda su vida. El historial resulta muy útil a la hora de programar futuros tratamientos o la ida del animal al matadero.

Es obligatorio mantenerlos 5 años y deben aparecer datos como la fecha, identificación del medicamento, lote, vía de administración, dosis/cantidad, nombre y dirección del suministrador, identificación del animal, patología, tiempo de administración, tiempo de espera (si procede) y número de la receta.

3.- Recetas

También debe mantenerse un archivo de las copias de las recetas extendidas por el veterinario durante cinco años, incluidas las de los piensos medicamentosos. Las recetas necesarias serán la original para el centro dispensador, una copia para el ganadero y una segunda copia para el veterinario prescriptor.

En dicha receta debe aparecer la fecha de expedición, el nº de identificación de la receta, la denominación del medicamento, la forma de presentación, nº de envases, dosificación, duración del tratamiento, la especie, el número de animales a los que se les receta, el nombre del propietario, el nº de colegiado y su firma, el sello de la clínica y los días de espera en carne.

4.- Límite Máximo de Residuos (LMRs)

Un animal no puede ser sacrificado si está siendo tratado con medicamentos o piensos medicamentosos. Para que la seguridad alimentaria y la salud pública se mantengan, se han establecido:

  • Límite Máximo de Residuos (LMRs): se define como la cantidad máxima de la sustancia activa y/o metabolitos de un medicamento que puede alcanzarse en los tejidos de un animal de forma que sean inocuos para el consumidor. Está fijado por la Comisión Europea.
  • Tiempo de Espera: es el plazo a respetar, marcado por la autoridad competente, antes del sacrificio del animal para que éste metabolice el medicamento de forma que sus niveles estén por debajo de los LMRs.

Como ves, puede resultar apabullante la cantidad de datos que hay que manejar para conseguir una trazabilidad óptima para el ganado bovino. Para que el trabajo con ellos no se convierta en un dolor de cabeza permanente, desde Ventum ponemos al alcance de los ganaderos de bovino nuestras soluciones especializadas.

Con ellas, tendrás un control automatizado y en tiempo real de parámetros relacionados con la trazabilidad como la monitorización de las condiciones ambientales en las naves interiores y fuera de ellas. También puedes tener bajo control las distintas neveras que conservan la leche, los medicamentos, el semen etc. Por otra parte, te ayuda a vigilar la salud del ganado y su comportamiento.

Estas y muchas más funcionalidades relativas a la trazabilidad, más cerca que nunca para que ganes tiempo y evites pérdidas por una gestión inadecuada. ¿Te parecen buenos motivos? Si necesitas más, estamos a tu disposición. ¡Contacta con nosotros!

SUBIR