Aplicaciones de la inteligencia artificial en la ganadería y granjas

Inteligencia artificial y ganadería son dos conceptos más cercanos de lo que pensamos. Actualmente, la IA se está utilizando para facilitar muchos de los procesos de la ganadería, haciendo el trabajo de las granjas más fácil y optimizando los recursos. En este artículo te contamos cómo funciona la inteligencia artificial en ganadería, qué aplicaciones se le da actualmente y los beneficios que puede aportar a una granja.

¿Qué es la inteligencia artificial?

Históricamente, los ganaderos han analizado el comportamiento, el consumo y el aspecto de los animales, comprendiendo y estudiando patrones que les han permitido captar señales sobre el estado de salud de su ganado y las necesidades del mismo.

La inteligencia artificial funciona de una forma muy similar, son sistemas que imitan la inteligencia humana para realizar determinadas tareas o resolver problemas. Donde el ser humano tiene ojos, la inteligencia artificial tiene sensores que, conectados al sistema mediante IoT (internet de las cosas), recogen datos.

Mediante algoritmos, el sistema de IA analiza los datos que recibe y los convierte en información útil, por ejemplo, sobre cuánta agua necesitan los animales en un día basándose en su movimiento y en los factores meteorológicos de ese día.

Un aspecto importante sobre la inteligencia artificial es que tiene la capacidad de aprender sin ser reprogramada. Es decir, si la máquina hace una estimación baja del agua necesaria, al captar mediante los sensores que los animales han bebido más de lo estimado, esta lo registra para hacer predicciones más precisas en el futuro.

Hasta aquí, seguro que te has hecho una idea sobre cómo la inteligencia artificial puede ayudar a gestionar una granja. Ahora piensa que gracias al big data, los datos recogidos en todas las explotaciones ganaderas pueden compartirse para mejorar estas soluciones de inteligencia artificial.

5 aplicaciones de la inteligencia artificial para ganadería

1.- Detectar y prevenir enfermedades en animales

Un sensor colocado en un animal puede darnos mucha información valiosa como sus movimientos o temperatura. Una temperatura más alta de lo normal en un animal puede ser síntoma de una enfermedad o infección. Si se detecta desde un primer momento, es posible actuar de forma más rápida, pudiendo salvar la vida del animal y evitar la propagación de la enfermedad.

Lo mismo ocurre con el movimiento, un animal que lleva más tiempo del habitual sin moverse puede indicar una enfermedad, una lesión como, por ejemplo, una cojera o un fallecimiento. Gracias a la inteligencia artificial, el ganadero puede recibir un aviso en su móvil cada vez que se detecta un posible animal enfermo o herido.

Esto conlleva también un ahorro económico, ya que detectar enfermedades a tiempo disminuye los costes en servicios veterinarios, medicamentos y pérdida de animales.

2.- Garantizar el bienestar animal mediante inteligencia artificial

Una de las aplicaciones de la inteligencia artificial en ganadería que se está desarrollando en estos momentos es la grabación del comportamiento de los cerdos en granjas porcinas, estableciendo una relación entre su comportamiento y su bienestar. 

Gracias a esto, se puede cuantificar el bienestar animal, que depende de factores como su alimentación, los estímulos que recibe o su hábitat, pero también de la relación con su cuidador.

Para establecer los patrones de comportamiento de los animales, se les graba en distintas situaciones en las que entran en juego factores diversos. Posteriormente, estos vídeos se tratan con visión artificial, mediante una serie de métodos que procesan y analizan imágenes del mundo real para producir información que pueda ser tratada por una máquina. Gracias a este sistema, se pueden detectar señales de estrés, desconfianza o problemas de salud en los animales. 

3.- Optimizar el uso del alimento

Los animales tienen distinta necesidad de alimento dependiendo de factores como la época del año o de los nutrientes que obtienen mediante el pasto. En este sentido, desde Ventum ayudamos a la cooperativa EA Group a desarrollar Gesterrit, un sistema que controla los pastos por satélite, determinando la cantidad de nutrientes que los animales ingieren con el pasto y realiza una propuesta de los suplementos de pienso necesarios para la correcta nutrición de los animales.

Conocer la cantidad de pienso exacta que vas a necesitar en un día te permite gestionar los recursos de la mejor manera, evitando el desperdicio o quedarte sin pienso para el ganado debido a un mal cálculo.

Esto ligado a la posibilidad de controlar el nivel de llenado de los silos, hace la vida del ganadero más fácil y evita tener que realizar una comprobación manual, mejorando también la seguridad laboral de las explotaciones ganaderas.

4.- Trazabilidad animal 

Como ya hemos hablado en otros artículos de este blog, la trazabilidad es una cuestión clave en la industria ganadera en estos momentos. Su objetivo es garantizar tanto el bienestar animal como la seguridad alimentaria de los consumidores.

La inteligencia artificial permite conocer cada uno de los movimientos de los animales en cada una de sus etapas, tener un historial con las medicinas que se le han suministrado o un control de peso semanal durante toda su estancia en la granja.

Estos datos, que antes tenían que recogerse de forma manual por el ganadero y volcarse en una base de datos, pueden recolectarse ahora de forma prácticamente automática gracias a sistemas basados en IoT e inteligencia artificial.

5.- Vallados virtuales 

Por último, la inteligencia artificial también permite que los animales circulen libremente, sin necesidad de encerrarlos para tenerlos bajo control. Con los sistemas de trackeo GPS actuales, se puede definir un vallado dentro del que pueden permanecer los animales. Si estos intentan traspasar el vallado virtual, su collar emite estímulos para disuadirlos, como por ejemplo ruidos o pequeñas descargas.

Una de las ventajas del vallado virtual es que es posible modificar la zona cercada según las necesidades, algo que sería muy costoso si se tratase de vallas físicas. 

Ventajas de contar con soluciones de inteligencia artificial en las granjas

A lo largo de este artículo hemos ido pasando por distintas aplicaciones de la IA en ganadería, señalando algunas de las ventajas de contar con estos sistemas dentro de una explotación ganadera. 

Una de las principales ventajas de la inteligencia artificial en explotaciones ganaderas es que simplifica enormemente el trabajo, permitiendo que los ganaderos tengan control de su granja desde cualquier lugar y convirtiéndolo en un oficio más adaptado a las necesidades de la época actual.

Por otro lado, estos sistemas contribuyen al bienestar animal, controlando su salud al detalle, permitiendo que estos estén en libertad y ofreciendo una dieta más adecuada a sus necesidades, entre otras ventajas.

En el ámbito económico, la inteligencia artificial es sinónimo de una mejor gestión de los recursos, por lo que se disminuyen las pérdidas económicas y se aumenta la productividad, aumentando también los beneficios de la granja.

¡Hasta aquí nuestro artículo sobre inteligencia artificial en ganadería! Esperamos que esta información haya sido valiosa para ti, si tienes alguna duda o necesitas más información puedes ponerte en contacto con nosotros

En Ventum ponemos la tecnología al servicio de la ganadería, diseñando sistemas que facilitan la vida del ganadero y mejoran el bienestar de los animales. No dudes en echar un vistazo a nuestras soluciones.

SUBIR