Qué es el Sistema Integral de Trazabilidad Animal (SITRAN) y para qué sirve

La trazabilidad se ha convertido en un valor fundamental dentro del sector ganadero, ya que permite conocer los procesos por los que ha pasado un producto hasta llegar al consumidor final. Para garantizarla, existe una herramienta específica, el Sistema Integral de Trazabilidad Animal (SITRAN). En este artículo te contamos todo sobre la importancia de la trazabilidad y el funcionamiento de esta herramienta. 

¿Qué es la trazabilidad en ganadería?

La trazabilidad en el sector de la ganadería se refiere a la capacidad de rastrear un alimento, un pienso, un animal productor de alimentos o cualquier sustancia que vaya a ser usada para ser incorporada a ellos, a través de todas las etapas de producción, elaboración y distribución que forman la cadena alimentaria.

El concepto de trazabilidad en ganadería surge a raíz de la preocupación social originada por las distintas crisis sanitarias como las Vacas Locas y la Salmonella, entre otras. Para ponerle solución, desde la Unión Europea se crea el Libro Blanco sobre la seguridad alimentaria, que consiste en un conjunto de acciones necesarias para completar y modernizar la legislación de la Unión Europea en el ámbito de la alimentación. 

Dentro de esta publicación, se definen algunos de los principios generales de la seguridad alimentaria relacionados con la trazabilidad: 

  • “La rastreabilidad de los alimentos destinados a los humanos y a los animales y de sus ingredientes“
  • “Un enfoque global, integrado, que se aplique a toda la cadena alimentaria“

La trazabilidad parte de un concepto básico: la cadena alimentaria es un todo, cada eslabón tiene una parte de responsabilidad en la seguridad del consumidor final. Por lo tanto, teniendo los datos necesarios sobre toda la cadena, puede localizarse de forma fácil un fallo en cualquiera de los eslabones.

¿Por qué es necesario aplicar la trazabilidad en las actividades ganaderas?

La trazabilidad permite saber por qué procesos ha pasado un animal desde su nacimiento en una explotación ganadera hasta que llega al consumidor final. Esto implica tener toda la información sobre vacunación, enfermedades, transporte de animales vivos, movimientos, etc.

Utilizar herramientas que permitan conocer todos los eslabones de la cadena alimentaria por los que ha pasado un producto tiene dos fines esenciales: cuidar la seguridad alimentaria de los consumidores y asegurar el bienestar animal.

Los datos pueden tratarse para un animal en individual o en lote según la información que se necesite, lo que permite hacer un seguimiento tanto grupal como de animales concretos, ambas modalidades de trazabilidad aportan información valiosa para distintos fines.

Una de las principales funciones que tiene la trazabilidad animal individual es garantizar que cada producto alimentario ha cumplido con los requisitos de la Unión Europea o del país al que se exporte en cuanto a la certificación sanitaria y comercial.

En cuanto a la trazabilidad grupal, esta permite identificar lotes enteros de animales o productos defectuosos o afectados por una enfermedad. De esta forma se pueden localizar y retirar de forma eficaz los productos que ponen en riesgo la seguridad alimentaria. Por otro lado, también se puede actuar sobre la parte concreta de la cadena alimentaria en la que se ha producido la incidencia.

¿En qué consiste el Sistema Integral de Trazabilidad Animal (SITRAN) y para qué sirve?

El Sistema Integral de Trazabilidad Animal (SITRAN) es una base de datos heterogénea y distribuida que comunica los registros existentes en las diferentes comunidades autónomas con un registro centralizado, mediante mecanismos de intercambio de información desarrollados específicamente para estos fines.

SITRAN es la herramienta específica que permite garantizar la trazabilidad del ganado vivo. Para ello, utiliza tres módulos que se interrelacionan entre sí:

  • REGA (Registro general de explotaciones ganaderas), incluye los datos básicos de más de 900.000 explotaciones ubicadas en España, relativos a más de ciento cincuenta especies diferentes de animales de producción.
    Dentro de este módulo hay información sobre las explotaciones como el titular, el tipo de explotación y los responsables sanitarios oficiales. También cuenta con información sobre las especies, como sus ubicaciones, capacidad máxima y censo.
  • REMO (Registro de movimientos de las especies de interés ganadero), recoge información relativa a los movimientos de las diferentes especies (en el caso del ganado bovino, ovino, caprino y equino, de manera individual; en el resto de especies, por lotes).
    Algunos de los datos que podemos encontrar en este módulo son: especie, raza, sexo, país de nacimiento y de engorde, vacunaciones, fecha de nacimiento y sacrificio, entre otros.
  • RIIA (Registro de identificación individual de animales), en funcionamiento para las especies bovina, ovina, caprina y para équidos.
    Algunas de las informaciones que se incluyen en RIIA son: datos del movimiento, composición del movimiento, explotaciones implicadas en el movimiento y datos del medio de transporte.

Los distintos módulos de SITRAN se nutren de la información proporcionada por las 17 Comunidades Autónomas, información que procede a su vez de los propios ganaderos, que van aportando los datos sobre altas, bajas, documentos de identificación, declaraciones de censo, etc.

La información también proviene de organismos de las propias Comunidades Autónomas, mediante inspecciones, controles y emisión de documentos de movimiento, entre otros.

Desde el punto de vista del usuario, toda esta información está unificada y funciona como un sistema único en el que se pueden realizar las consultas pertinentes.

Cómo contribuye la tecnología a implantar un sistema de trazabilidad en las explotaciones ganaderas

La trazabilidad empieza en el primer eslabón de la cadena alimentaria: las explotaciones ganaderas. Por ello, recoger los datos de forma correcta por parte del ganadero es esencial para garantizar dicha trazabilidad.

Gracias a las nuevas tecnologías como el IoT (internet de las cosas), estos datos pueden recogerse de forma fácil y automatizada. Desde Ventum IDC trabajamos para crear herramientas que permitan obtener información de valor y que ayuden a garantizar la trazabilidad de los productos.

Con nuestra solución de control animal, es posible controlar a cada animal de forma individualizada. La geolocalización de los animales facilita enormemente la fijación de un sistema de trazabilidad integral de toda la cadena de suministro de tu empresa. 

Si quieres empezar a contar con sistemas de control animal en tu explotación ganadera para obtener datos exactos y fiables, somos lo que estás buscando. Puedes consultar nuestras soluciones o ponerte en contacto con nuestro equipo para obtener más información.

SUBIR